Concebir

Concebir

Datos importantes para parejas que buscan concebir

Junto con el principio de gestación se inicia la maternidad. La concepción es el sueño de toda mujer que ha soñado alguna vez con tener hijos, y suele ser deseada en forma desmedida por las parejas que llevan largo tiempo buscando un embarazo.

¿Cuándo existen posibilidades de concebir?

concebirPara que exista concepción, el óvulo debe ser fecundado. Es decir que solo existen probabilidades de embarazo cuando los espermatozoides ingresan al útero durante el día de ovulación y hasta dos días antes y tres días después. Pero a veces esto no es suficiente.

Muchas parejas pueden tener dificultades a la hora de concebir, y esto puede tener varias causas. En primer lugar, una pareja completamente saludable y fértil puede intentar iniciar un embarazo durante algunos ciclos consecutivos y no tener éxito, y eso no es indicador de condiciones preexistentes ni de infertilidad. Muchos factores, como el cansancio, el sobrepeso o el estrés, pueden reducir las probabilidades de embarazo.

Sin embargo, hay muchas afecciones que pueden reducir las tasas de fertilidad de una pareja. Muchas mujeres padecen de trastornos de ovulación (desde irregularidades y ciclos lúteos cortos, hasta la total ausencia de ovulación), problemas de salud de las trompas de Falopio e incluso la generación de anticuerpos contra el esperma o los espermatozoides.

Todas estas afecciones son simplemente diagnosticables mediante ecografías transvaginales y abdominales en que se observen la fortaleza y la integridad del sistema reproductor femenino.

Por otro lado, las causas de baja fertilidad más frecuentes en hombres son el bajo conteo de espermatozoides, el taponamiento de las vías espermáticas o lesiones en los testículos. También, aunque en menor medida, las disfunciones eréctiles o problemas de eyaculación precoz disminuyen las probabilidades de concepción.

Para los hombres, el diagnóstico más esencial es mediante un espermograma, donde se analiza una muestra de semen para reconocer su calidad, el conteo espermático y la movilidad de los espermatozoides.

¿Qué pasa cuando la pareja no logra concebir?

Si bien el ideal de toda pareja es poder comenzar un embarazo del modo tradicional, existen técnicas médicas que permiten la concepción asistida. La más frecuente de estas técnicas es la inseminación intrauterina (o IIU), que consiste en el depósito de espermatozoides en las trompas de Falopio mediante un conducto flexible. Al quedar controladas las variables de movilidad espermática y calidad del óvulo, aumentan las chances de concebir.

Si la inseminación artificial no resulta exitosa (aun teniendo en cuenta que es recomendable realizar hasta cinco intentos, para agotar las probabilidades), existen técnicas más avanzadas que pueden permitir la concepción. Una de las más conocidas es la fertilización in Vitro.

De todos modos, es importante recordar que, más allá de los asuntos de salud reproductiva, hay una larga serie de hábitos saludables que amplían las posibilidades de concebir. En costumbres tan simples como el consumo de verduras, el cuidado del peso y un descanso suficiente puede estar la clave para aumentar la fertilidad.

También es importante mencionar que la decisión de iniciar un embarazo debe estar acompañada de la decisión de abandonar todo tipo de hábitos poco saludables, como fumar, beber alcohol o someter al cuerpo a altos niveles de estrés.

 



Deja un comentario