Dias Fertiles en la Mujer

Dias Fertiles en la Mujer

¿Cuáles son los dias fertiles en la mujer?

Toda mujer debe conocer con claridad el calendario que acompaña su ciclo menstrual. Ya sean ciclos regulares o no, siempre es importante reconocer en el cuerpo los cambios hormonales y detectar los síntomas de las distintas etapas, como por ejemplo de la ovulación.

dias fertiles en la mujerLos dias fertiles en la mujer de ciclo regular

Recordemos, en primer lugar, las fases del ciclo menstrual: el día 1 del ciclo es el primer día de sangrado menstrual. El ciclo regular estándar dura 28 días. Justo a la mitad del ciclo se produce el hecho fundamental, que es la ovulación. En ese momento un óvulo maduro se desprende del ovario y viaja, a través de las trompas de Falopio, hacia el útero. Este hecho puede durar hasta dos o tres días. A partir de entonces, y si no se ha producido fecundación, el óvulo y las membranas que recubren el útero descienden dando comienzo al ciclo siguiente.

Por lo tanto, los días de mayor fertilidad del ciclo son los que comprenden la ovulación. Pero hay algo más que tener en cuenta: los espermatozoides llegan a vivir dentro del útero hasta por un período de 72 horas. Por lo tanto hay probabilidades de concepción aún sin que haya penetración en los días de la ovulación propiamente dicha.

Los dias fertiles en la mujer de ciclo irregular

Cuando el calendario ovulatorio no es regular, el conteo de los días es inútil. Para estos casos, que no son pocos, es necesario saber leer las señales y el comportamiento del cuerpo, y así reconocer el momento de la evolución sin la ayuda de las fechas.

Hay para esto dos métodos muy conocidos. El primero es el registro consistente de la temperatura corporal, y el otro es la evaluación de los cambios en el flujo vaginal.

La primera de estas técnicas se conoce como método de la temperatura basal. Consiste en tomar y registrar la temperatura corporal en el horario de la mañana, inmediatamente después de despertar. Esto sirve para detectar las variaciones de temperatura (de aproximadamente medio grado centígrado más) que anuncian la ovulación. Este cambio de temperatura se da por las modificaciones en los niveles hormonales.

Esta técnica presenta una desventaja: además de la ovulación existen otros factores que pueden alterar la temperatura basal (como infecciones o la ingesta reciente de alcohol), que podrían provocar una equivocación.

 

 

Por otro lado, él método llamado Billings consiste en examinar el moco cervical (también llamado flujo) para identificar los cambios de textura, color y densidad propios de la ovulación. Lo habitual es atravesar un período de sequedad (ausencia de flujo) los días posteriores a la menstruación.

A partir de ese momento se empieza a observar un flujo húmedo, denso y pegajoso, que indica el comienzo de la etapa fértil. Su consistencia va cambiando hasta convertirse, en el día de mayor fertilidad, en una sustancia más liviana, más elástica y más lubricante, que puede resultar algo parecida a la clara de huevo. Luego del día pico de fertilidad, el moco cervical recupera su textura densa y pegajosa.

Estos métodos, por ser tan naturales, demandan un grado alto de sensibilidad frente a los cambios del cuerpo, y la forma en que este reacciona a los factores externos.

Puedes saber más sobre el tema aqui

 



Deja un comentario